jueves, 17 de julio de 2014

Sympathy for the Stones: Sus satánicas majestades llegan a Valencia


Mucho ha llovido desde que el promotor musical Gay Mercader trajo a los Rolling por primera vez a España en un concierto. Era el 11 de junio de 1976. El lugar escogido: la Monumental de Barcelona. Ahora es la Fundación Bancaja la que hasta el próximo 2 de noviembre nos los presenta en “Sympathy for the Stones”, una muestra que coincide con la gira del 50 aniversario de la icónica banda británica. La exposición presenta a este mítico grupo en la clave de la cultura visual contemporánea a través de una selección de más de un centenar de piezas, entre fotografías, obras, carteles, portadas de discos, documentales y fragmentos de algunos de sus conciertos, brindándonos una amplia aproximación a uno de los grupos más emblemáticos y longevos del siglo XX. 

“Sympathy for the Stones” va mucho más allá del culto a las figuras de Mick Jagger, Keith Richards, Charlie Watts y Ronnie Wood, fija a través de ellos su mirada en la cultura del rock & roll y la construcción colectiva del mito. Para ello se apoya en imágenes de sus conciertos y ensayos, posando ante las cámaras, junto a carteles, momentos en el backstage, imágenes de las muchedumbres y de las calles durante las giras, así como con personajes célebres como John Lennon y Yoko Ono, Bruce Springsteen, Bob Dylan, Iggy Pop, David Bowie, Eric Clapton, Tina Turner o Andy Warhol, entre muchos otros. 

Cuando The Rolling Stones comenzaron a tocar conciertos en Londres en 1962 era difícil imaginar que una banda de rock duraría tanto tiempo. Sin embargo, este año celebran el quincuagésimo aniversario de su primer concierto en el Marquee Club de Londres el 12 de julio 1962. Conforman pues una amplia trayectoria musical que hace que The Rolling Stones formen parte de la historia de la música y, en concreto, de la historia del rock. No sólo fueron rompedores en sus inicios, sino que han ejercido, y aún lo hacen, una gran influencia en la música posterior con uno de los repertorios más abrumadores de la escena actual. Así cada álbum que los Stones realizaron en la década de los setenta es esencial no sólo para la comprensión de la música de esa época, sino para la comprensión de la era en sí. En su intenso interés por el blues y el R&B, los Stones conectaron con el público joven de Estados Unidos y en poco tiempo se convirtieron en sinónimo de la actitud rebelde de la época hasta llegar a nuestros días, donde siguen demostrando una increíble e intacta capacidad de convocatoria intergeneracional. 

Cada vez más escépticos y desconfiados, acuciados por la imperiosa necesidad de vanguardia y renovación constante, descubrimos que en la era del culto a la juventud los Rolling son la evidencia de que no hay que ser joven para tocar rock and rol y que el paso del tiempo no es óbice para dedicarse a aquello que uno desea. Los años pasan pero ellos siguen haciendo lo que más les gusta: tocar en directo y ofrecer un gran espectáculo gracias al trabajo de un grupo que es mucho más que la voz de un solista, la evidencia de que cuando todas las partes se aúnan el resultado es mucho más grande. Es pura dinamita. 

Los mitos son subjetivos, insalvablemente subjetivos, como el amor. Por eso, tantas veces no dura. Los mitos podrían ser, tal vez, la proyección colectiva del amor, a veces irracional. Pero no es menos verdad que The Rolling Stones, profetas del exceso y apóstoles del star system, son piezas de culto y que, pase lo que pase, nadie quiere escuchar la noticia de que ya no están entre nosotros. ¡Vivir para ver!

   .

1 comentario:

  1. Yo quiero, yo quiero. yo quiero.......

    ResponderEliminar