viernes, 2 de mayo de 2014

Azar y destino, fortuna y causalidad


Los hechos más sorprendentes de nuestra vida son, en muchos casos, resultado de una concatenación de acontecimientos afortunados y fortuitos. Es la confirmación de la célebre teoría del caos con su ejemplo del movimiento de las alas de una mariposa, que nos recuerda que una pequeña perturbación inicial en una situación particular, mediante un proceso de amplificación, podrá generar un efecto considerablemente diferente a medio o corto plazo y sentirse al otro lado del mundo.

En este caso todo empezó el día que cumplí 40 años. A primera hora de aquella mañana una compañera de trabajo me dijo que aquel día marcaba el ecuador de mi vida, y determinaba si había tenido éxito, o no, en la misma. Inmediatamente después asistí a una reunión de trabajo en la que todos los interlocutores hablaban en inglés. Menos yo. Con una gigantesca sensación de fracaso abrí un atlas al llegar a casa y con los ojos cerrados puse el dedo sobre el mapa del Reino Unido. El destino indicó la ciudad de Edimburgo. Y allí pasé un verano de estudiante. De no haber vivido aquellos meses en la capital escocesa nunca hubiese podido descubrir su Festival, ni la maravillosa voz de los contratenores, y menos todavía la del gran Philippe Jaroussky.

Desde entonces creo haberlo recomendado a todos los invitados que han venido a la Fundación Caja Castellón, como si hubiese descubierto la panacea. La ambrosía musical que todos debieran saborear. Hasta que la actriz Rossy de Palma, modulando la voz en la Sala San Miguel de la Fundación, vino a decir que eso me pasaba por no escuchar a Xavier Sabata, que no era necesario irse tan lejos. Escuchar aquella misma noche sus 'Bad Guys' me dejó sin aliento.

Y el martes pasado las redes sociales culminaron el proceso al mandarme un aviso '¿Cómo es posible que todavía no hayas incluido en la triada a Flavio Ferri-Benedetti?'. Ver alguno de los videos de sus actuaciones justifican el por qué conocerle es una sorpresa total con la que se concluye el proceso de la cuadratura del círculo. Flavio Ferri-Benedetti, que nació en Scandiano, en la Emilia italiana, se trasladó con once años a Castellón donde reside actualmente. ¡Estaba justo al lado de casa!

En 2006 recibió el Premio Velluti en Corridonia en calidad de joven promesa como contratenor y fue admitido en la prestigiosa Schola Cantorum de Basilea para estudiar canto antiguo, recibiendo el diploma superior con Matrícula de Honor en 2010. Desde entonces ha participado en conciertos como contratenor solista en España, Italia, Suiza, Austria, Alemania, Francia e Inglaterra, con un repertorio que abarca desde el medievo hasta el romanticismo. Su primera grabación 'Passo di pena in pena. Cantate italiane' es considerada unánimemente uno de los mejores discos de música vocal barroca de 2012 por los críticos especializados.

Conocer al artista al día siguiente en la Sala San Miguel, escuchar su voz extraordinaria, poderosa y elegante, con sentimiento; contemplar cómo la música y la expresividad fluían de manera tan natural, fue cautivador, fascinante desde el principio al fin y demuestran que Flavio Ferri-Benedetti está mucho más allá de lo que significa el puro virtuosismo vocal. Por eso estamos impacientes ya por poder escuchar al artista, escuchar a Flavio trasmitiendo emociones a través de su música. Será, desde luego, otro de los 'imprescindibles' de San Miguel. Pero para eso tendrá todavía que pasar todo este verano que aún no ha empezado...


No hay comentarios:

Publicar un comentario