domingo, 13 de octubre de 2013

Be water my friend


Vivimos los comienzos de la segunda década del siglo XXI en un clima de visceralidad, de tensión, de irascibilidad y de desencuentro entre las personas. Nos cuesta a todos aprender que, aunque seamos firmes a la hora de defender nuestros derechos, hemos olvidado que son las buenas formas para con los demás lo que realmente crea el mejor caldo de cultivo para una buena comunicación, para dialogar y negociar con esperanza de éxito, además de favorecer pactos mutuamente beneficiosos y gratificantes y de hacernos la vida más agradable a unos y a otros; de modo que evitemos abrir heridas y hagamos que los golpes de la vida o de la maldad no nos hagan mella.

Lo recuerda el psicólogo, pedagogo y escritor Bernabé Tierno en su último libro "Kárate mental". E insiste que en el momento en el que nos encontramos es imprescindible abandonar las formas primarias, viscerales y agresivas que causan tanto dolor a los demás para recuperar la empatía y la comprensión en la formas. Es necesario pues, añade, aprender a olvidar las injurias, a despreciar las calumnias y a no dejarse dominar por la cólera, que es un tipo de demencia pasajera que nos hace perder el control de nosotros mismos y nos deja a merced de quien nos hace encolerizar, de quien nos desequilibra. Es fundamental aprender cada día, remarca, que la conquista y el dominio de uno mismo son la mayor de las victorias, la que de verdad permite hacernos cargo de cualquier situación conflictiva y ejercer verdadero control sobre el contrario y sobre las circunstancias.

Por extraño que pueda parecer la discreción y el tacto en las palabras valen más que toda la elocuencia; que enfadarse y encolerizarse solo nos genera problemas y que quien camina por la vida teniendo como aliada a la concordia, buscando el bien del otro, consigue convertirse en el primer beneficiado. Sin embargo, quien fomenta la discordia y hace daño a los demás se convierte en su peor enemigo. Al final, la sabiduría auténtica es moderación, paz interior, alegría, humildad, buen humor, adaptabilidad, autocontrol, responsabilidad y felicidad. Pero, antes de todo esto, es necesaria una profunda formación en sabiduría esencial, en inteligencia emocional y habilidades para gestionar a las personas tóxicas y las situaciones problemáticas.

El miércoles, 16 de octubre, a las 19,30 horas el psicólogo, pedagogo y escritor Bernabé Tierno vuelve a la Fundación Caja Castellón para ofrecernos la llave maestra para hacer frente a las situaciones que nos desestabilizan. Inspirándose en el arte marcial más célebre de Japón nos plantea soluciones rápidas y directas para desarrollar estrategias como el poder de la proactividad, el valor de la empatía radical, las claves para entrenar la resistencia frente a los problemas y llaves mentales para salir airosos de cualquier golpe de la vida.

Como afirma el autor, quien se enfrenta con las manos abiertas y vacías, nunca esconde nada. Bernabé Tierno intenta instaurar la necesidad de que hoy en día son necesarias formas más inteligentes de actuar ante la vida, y el kárate mental se basa en demostrar que, sin el uso de ningún tipo de violencia y a través de la potenciación de lo mejor del otro, conseguimos mejorar sus aspectos negativos.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario