martes, 29 de octubre de 2013

Del bolígrafo de gel verde a lo que encontré bajo el sofá


No suele ser lo más habitual, pero a veces pasa. Una película con final feliz. Es lo que le ocurrió a Eloy Moreno, un informático de Castellón que se convirtió en novelista de éxito y en mucho más que un fenómeno editorial, porque con su primera novela El bolígrafo de gel verde logró invertir el orden de las cosas. Fue la editorial la que le llamó a él, y la que compartió su éxito con la ayuda, eso sí, de las redes sociales en Internet. 

Con El bolígrafo de gel verde nos demostró que su caso no es como el de la mayoría de la gente que se refugia en las circunstancias cotidianas de la vida para justificarse y no luchar por aquello en lo que soñaron. El éxito de Eloy no es el resultado de una oportunidad inesperada, es la consecuencia de un largo camino afortunadamente ya recorrido que se remonta a una tarde de 2006 en la que decidió sentarse frente al ordenador con la idea fija de escribir la historia del día a día que a él le hubiese gustado leer. Tras dos años de trabajo, a mediados de 2009, con la novela ya terminada decidió gestionarse su propia edición y salir a vender el libro de puerta en puerta. Pero, finalmente, tras demostrar durante casi un año el espacio que su libro había sabido ganarse, Facebook hizo el resto, y gracias a las opiniones de los lectores la novela llegó a oídas de la editorial Espasa que decidió publicarla a nivel nacional y logró convertirlo en uno de los 'autores revelación' de la temporada. 

Ahora acaba de publicar su segunda novela Lo que encontré bajo el sofá, una historia para la que Eloy Moreno ha necesitado 'levantar' los tejados de las casas de Toledo. Así, al igual que un gato, ha podido mirar hacia el interior y observar. De ese modo nos permite ver sin juzgar lo que todo el mundo calla; reflexionar sobre el dilema que nos plantea lo que queremos hacer frente a lo que finalmente es correcto; los secretos, en definitiva, que sólo uno mismo sabe o incluso, de los que ni uno mismo conoce. Porque, ¿qué ocurre al mover un sofá?, ¿y al mover una vida? Quizás en ambos casos encuentres algo parecido: objetos –o personas- que ya habías olvidado, un calcetín que se quedó sin pareja o una pareja que se quedó a la espera, esquirlas de otra vida… O uno de esos secretos que creías enterrado para siempre y que te obliga a pronunciar la frase que lo cambia todo: «tenemos que hablar.». 

Pero además “Lo que encontré bajo el sofá” es la oportunidad de Eloy Moreno para revalidarse como autor con mayúsculas, en la que demuestra que ha emprendido un camino literario que va hacia adelante. Por eso la Fundación Caja Castellón abre las puertas de la Sala San Miguel la tarde del miércoles, 29 de octubre, a las 19,30 horas, para comprobar con los lectores que la aventura de Eloy Moreno de aventura ya no tiene nada, que se ha convertido en una trayectoria literaria que no ha hecho más que empezar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario