domingo, 15 de septiembre de 2013

La promesa: o el poder para transformar nuestro mundo


Hay lugares en los que, a poco observadores que seamos, descubrimos que la gente que vive allí no es feliz. En esos lugares parece que todo invita a la bronca y a la pelea, al desencuentro y a la tristeza. En esos lugares la humedad se resiste a marcharse y el sol no encuentra por dónde entrar. Sin embargo, hay otros lugares en los que las risas resuenan por todas partes y surgen a nuestro encuentro; en los que la alegría florece incluso por las esquinas. En esos lugares parece que el aire del verano es más fresco y el sol más cálido en las tardes de invierno. Pero es que además, allí, por la noche se duerme mejor, de un tirón, y los sueños son siempre plácidos. 

Explicaciones para esto las hay de todos los colores: que si la orientación geográfica en la que nos encontramos; que si el agua que fluye bajo nuestros pies y reorienta las energías positivas en la buena dirección; que si calidad de los materiales con los que han estado construidos... pero hay una que parece de las más poderosas de todas, y somos nosotros mismos.

Es lo que logra la protagonista de La Promesa, una historia para niños, y no tan niños, de gran belleza y esperanza recientemente publicada en España por la editorial Milrazones. Su autora, Nicola Davies, arropada por las ilustraciones de Laura Carlin, pone en evidencia de una manera tremendamente sencilla y conmovedora el poder que tenemos para transformar nuestro mundo y lograr que lo que nos hace sufrir desaparezca. Porque La Promesa nos demuestra cómo a cada una de las acciones que emprendemos en la vida le corresponde una reacción igual, que todo tiene una causa y un efecto...



No hay comentarios:

Publicar un comentario