domingo, 27 de enero de 2013

La noche en que Frankenstein leyó el Quijote


Todo viene de los libros. "Lee y conducirás, no leas y serás conducido". Inevitable recordar estas palabras de Santa Teresa frente a los que se enorgullecen de no haber leído un libro en su vida mientras se jactan de que ni falta que les ha hecho o los que, en el colmo del desdén, reconocen comprarlos a peso. Seguidores sin saberlo de Sartre, que afirmaba que el mundo podría existir perfectamente sin la literatura y desconocedores de que los libros son el tesoro de los remedios del alma porque curan de la ignorancia, la más peligrosa de las enfermedades y el origen de todas las demás.

Ninguno de nosotros nos pareceríamos a lo que somos de no haber tropezado en algún momento con el libro que nos cambió la vida y que ha contribuido a convertirnos en lo que somos. Porque es indiscutible que la naturaleza íntima y personal de la experiencia de la lectura y del contacto con los libros marcan nuestras vidas. Probablemente por eso, a los esclavos, en el sur de Estados Unidos, se les prohibía por ley que leyesen. Y en muchas culturas a las mujeres se les ha prohibido escribir y aún en gran parte del mundo sus familias no quieren que vayan a la escuela, porque las educan para ser criadas y esclavas de sus maridos. Un libro prohibido te puede costar la libertad, precisamente porque te la ofrece, porque te abre una ventana al mundo. Porque en los libros están todas las pasiones, todas las respuestas y ejercen sobre nosotros una irresistible atracción. Por eso, al leer el mundo desaparece. Por eso, también, afortunados aquellos que han probado ese placer secreto, esa emoción y esa aventura. 

Santiago Posteguillo, llega a la Fundación Caja Castellón el próximo miércoles con “La noche en que Frankenstein leyó El Quijote”, donde muestra su amor por la literatura, y un buen puñado de historias muy curiosas y heterogéneas en la de descubrirnos qué se esconde detrás de las páginas de los libros que leemos. Conocemos la historia impresa en las mismas, pero no todos los secretos que hay detrás ni el camino que tuvieron que recorrer para llegar a nuestras manos. Así pues nos da a conocer muchas de esas curiosidades que cambiaron el curso de la literatura. Y lo hace de una forma a la que es imposible resistirse, incluso aunque ya se conozcan los hechos narrados. 

Entre enigmas, preguntas con o sin respuesta, curiosidades y casualidades se escribe también la historia de la literatura como deja claro la sugerente recopilación de piezas que nos ofrece referidas a la vida, los caprichos y genialidades, las miserias y también aquello que hay detrás de las obras de, entre otros, Alejandro Dumas, James Joyce, el autor anónimo de El lazarillo de Tormes, Sir Walter Scott, José Zorrilla, Mary Shelley, Jane Austen, Fiódor Dostoievski, Rosalía de Castro, Benito Pérez Galdós, Arthur Conan Doyle, Raymond Chandler, Franz Kafka, J.R.R. Tolkien, Antoine de Saint-Exupéry, Alexander Solzhenitsyn, Julio Verne, Anne Perry, William Burroughs o J.K. Rowling. 

¿Quién escribió las obras de Shakespeare? ¿Qué libro perseguía el KGB? ¿Qué novela ocultó Hitler? ¿Quién pensó en el orden alfabético para organizar los libros? ¿Qué autor burló al índice de libros prohibidos de la Inquisición? Estos y otros enigmas literarios encontrarán respuesta la tarde del próximo miércoles en el Salón de Actos del Edificio Hucha de la Fundación Caja Castellón. Gracias al ciclo “Condición Literal” y a “La noche en que Frankenstein leyó el Quijote” podremos realizar un viaje en el tiempo por la historia de la literatura universal de la mano de Santiago Posteguillo, uno de los novelistas históricos más reconocidos por la crítica y el público de los últimos años. Y un profesor de literatura, de la Universitat Jaume I de Castellón… poco convencional. 

Santiago Posteguillo ha conseguido con sus novelas históricas hacernos viajar en el tiempo. Ahora, en “La noche en la que Frankenstein leyó el Quijote” poco importa que ya conozcamos lo que nos cuenta porque, nos propone una tarde en torno a algunos de los temas que siempre están de actualidad en el mundo de la literatura y para desvela secretos muy guardados sobre libros y autores esenciales.





1 comentario:

  1. Todos lo que nos perderíamos y dejaríamos de ser sin leer, como bien señalas, Alfredo. Por eso yo agradezco en especial a mi madre y también a algún profesor que alimentase en mi desde bien pequeña el deseo de leer. Una pena no poder estar allí, seguro que resultará interesantísimo, al igual que leerte amigo.
    Un abrazo desde Castro-Urdiales!!!!!!Ana.

    ResponderEliminar