viernes, 13 de julio de 2012

Algunos libros bellos...

El pardalet sabut i el rei descregut. Alfredo Llopico. Josep Palomero. Manolo Boix

Hay una modalidad de libros a los que gracias a su cuidada y preciosista edición, así como a su visión artística esmerada, les conferimos una categoría especial. También hay un tipo de libros cuyas historias estás vestidas con ilustraciones de tal exquisitez que han nacido con la vocación de convertirse en objetos de arte, porque aportan una nueva visión a lo que leemos, recrean y reinterpretan la historia escrita; logran crear un vínculo distinto con el lector, más allá de un producto de lectura y se manifiestan como un contenedor de sentidos. Estos escogidos y mimados ejemplares no sienten la 'amenaza digital', por eso siempre ocuparán un lugar preferente en los anaqueles de nuestras bibliotecas, son nuestros pequeños tesoros. A veces, incluso, objetos de deseo. 

Es lo que ocurre con “El pardalet sabut i el rei descregut”, un libro que nos invita a integrar todos nuestros sentidos al leerlo. El primer lunes de Magdalena del año 1991 la antigua Obra Social de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Castellón, a través de su Seminario de Estudios Económicos y Sociales, editó este cuento, premio “Tirant Lo Blanc” 1981, del escritor burrianense Josep Palomero (1953), que narra la historia de un pueblo gobernado por un joven rey curioso y descreído que tenía la mala costumbre de escuchar al anochecer tras los portales de las casas de sus súbditos con el fin de poder conocer cuál era la aceptación que tenían de su persona y su gobierno. Una noche se apostó tras la puerta de la casa de tres hermanas muy pobres, na Jordana, na Francina y na Carmesina, que vivían solas tras la muerte de sus padres. El monarca, al escuchar la conversación de las hermanas se enteró cómo la menor de ellas, medio en broma, medio en serio, les comentaba que no le importaría casarse con el mismo rey. Un hecho que a partir de entonces condicionaría sus vidas... 

La delicada y detallista prosa de Palomero, considerado una de las plumas más destacables del actual panorama literario valenciano, se acompaña en esta obra de 26 ilustraciones a color de gran belleza estética especialmente elaboradas para este volumen (en los originales a tinta china y acuarela sobre cartón Schoeller), realizadas por el artista Manolo Boix (L'Alcúdia, 1942), conocido por ser uno de los introductores del nuevo realismo en España en la década de los sesenta, por las que fue distinguido con el Premio Nacional de Diseño en 1986. El pasado miércoles la compañía castellonense Splai Castelló interpretó en el Salón de Actos de la Fundación Caja Castellón-Bancaja esta historia. Al acabar todos los asistentes se marcharon a casa con un ejemplar del cuento. ¿Y por qué? Porque hay libros que en nuestras manos se convierten en objetos únicos, y mientras los leemos nos pertenecen. Porque cada libro regala letras y líneas, ilustraciones y fotografías. Porque cada libro nos regala historias y es entonces cuando se convierte en nuestro cómplice. Porque algunos libros, los que amamos, tienen alma.



Manolo Boix Agitación desde la periferia

Manolo Boix Agitación desde la periferia

Manolo Boix Agitación desde la periferia

No hay comentarios:

Publicar un comentario