viernes, 6 de abril de 2012

También la verdad se inventa


En el caso de Fernando Delgado (Santa Cruz de Tenerife, 1947), antes que el periodista fue el escritor. Un escritor precoz de libros únicos. Porque de niño, cuando no había fotocopiadoras que le permitiesen multiplicarlos, solo podía editar un único ejemplar. Más adelante, ya con 14 años, se vistió de domingo y se fue al periódico local para que le publicasen sus artículos literarios. Y se quedó allí. Buscando ser escritor se encontró con el periodismo. Descubrió la tribuna desde la que llegar a la literatura. Además, está la radio. Un medio que le acompaña desde los 17 años en el que se deja querer.

La literatura y el periodismo han sido compatibles en su vida. Sin embargo, hay que reconocer que llegó al periodismo desde la literatura, y no al revés. Y, aunque afirme que es el periodismo el que da de comer, porque la literatura, como ya dijera Vicente Aleixandre, solo da para merendar, podernos afirmar que desde que en 1973 publicó su primera novela, su vida puede considerarse más literaria que periodística. Porque para Fernando Delgado el periodismo es un oficio, mientras que la literatura es una vocación, una pasión.

Puede parecer lógico que un periodista termine escribiendo relatos más allá de la realidad. De hecho, el periodismo y la literatura comparten el material común del lenguaje y la necesidad de contar historias. Ahora, cuarenta años después de la publicación de su primera novela, Fernando Delgado convierte el mundo de la radio en el escenario de También la verdad se inventa. Una historia en la que reflexiona sobre el derecho de cada cual a inventarse una vida en la que, además, celebra su capacidad para trasladar al texto la oralidad, la capacidad para manejar diálogos en los que los oyentes de la radio se convierten en los narradores de sus vidas.

Porque en También la verdad se inventa, la periodista Almudena Farizo desde su programa de radio “Suya es la palabra” cada noche, como ya hiciera Fernando Delgado en el suyo, puede analizar cuanto ocurre a su alrededor escuchando las pequeñas historias cotidianas de algunos de sus oyentes. Pero a diferencia de Fernando, que prefiere ser actor, Almudena se entera de cuanto ocurre a su alrededor, en muchos casos sin implicarse, sin comprometerse.

El próximo jueves, 19 de abril de 2012, a las 19:30 horas, en el Salón de Actos del Edificio Hucha de la Fundación Caja Castellón, tendremos la oportunidad, una vez más en el ciclo de charlas-coloquio “Condición literal”, de escuchar al escritor y de saber porque “también la verdad se inventa”. Interesante combinación de las dos vocaciones, de los dos quehaceres de un comunicador convencido que se confiesa vulnerable, indulgente, tímido profundo, pudoroso y por ser generoso, muy débil.

Foto de Eduardo Martín, cortesía de Editorial Planeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario