miércoles, 8 de febrero de 2012

El tiempo de arena de Inma Chacón


La narradora y poeta Inma Chacón (Zafra, Badajoz, 1954) tiene en casa un reloj de arena que está tan mal construido que se detiene. Lo que a ella le gusta es la posibilidad de darle la vuelta, de enmendarle la plana al tiempo. Eso es, más o menos, lo que intentan sus personajes. Afirma que el tiempo, especialmente cuando es de arena, pasa lenta, silenciosa e inexorablemente. Y un buen día levantas la vista y han pasado 10 años. Porque el tiempo se escapa entre los dedos de la mano como los granos de arena. Pero del mismo modo, añade, hace que historias que parece que estaban tapadas vuelvan a surgir.

Inma descubrió la fascinación por los libros muy pronto. Su padre era poeta y su madre una gran aficionada a la lectura. Y es su extensa familia la que la nutre de temas para su literatura. Pero la historia más fascinante es la de Inma con su hermana gemela, la escritora Dulce Chacón, fallecida en el 2003. De hecho, su primera novela, La princesa india era una historia que su hermana quería escribir cuando enfermó del cáncer que terminaría con su vida. Dulce hizo prometer a Inma que realizaría ese proyecto, y ésta se decidió después de encontrar un extraño colgante que pensó que podría haber sido de la princesa.

"La historia que Dulce quería contar no la sabe nadie. Tenía su novela en la cabeza desde hacía tiempo, pero no se la contó a nadie. Ella hubiera escrito algo muy distinto, muy desgarrador. Yo hice la novela que a mí me hubiera gustado leer. Escribirla fue la excusa para sobrevivir a mi hermana. Dulce tuvo el acierto de encargarme este libro y éste es mi homenaje, porque la princesa protagonista es ella. Es mi venganza sobre su muerte", ha explicado Inma. Pero además con esta promesa la transformó en escritora.

Hasta entonces, Inma Chacón, doctora en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, profesora de Documentación en la Universidad Rey Juan Carlos, decana de la Facultad de Comunicación y Humanidades en la Universidad Europea y fundadora y directora de la revista digital Binaria: Revista de Comunicación, Cultura y Tecnología, se había dedicado a la docencia. A La princesa india siguieron Las filipinianas y Nick, una novela juvenil donde se cuenta una historia de amor a través de la red. También ha publicado los poemarios Alas, Urdimbres y Antología de la herida.

El próximo jueves, 16 de febrero, a las 19,30 horas, en el Salón de Actos del Edificio Hucha de la Fundación Caja Castellón, Inma Chacón nos presentará Tiempo de arena, su cuarta novela. Se trata de una historia ambientada en la España de principios del siglo XX que pone énfasis en la opresión de la mujer. En particular de cómo aquella sociedad esperaba de ellas que fueran madres sumisas, esposas dóciles y se les exigía obediencia antes que inteligencia. Es una novela de sentimientos, no es feminista, simplemente sucede en un contexto en que las mujeres no tenían derecho a la educación ni al trabajo, y debían estar tuteladas por un hombre, el padre o el marido, porque eran consideradas toda su vida como menores de edad. Y habla también de un tema muy común: la cantidad enorme de niños que eran separados de sus madres simplemente por el qué dirán, porque no habían sido concebidos en el seno del matrimonio. De hecho se trata de una historia real en la familia de la autora, en la que una tía solterona al morir habló de sus hijos, lo que los familiares atribuyeron al delirio... y años después apareció un nieto suyo rastreando sus orígenes.

Y es, al mismo tiempo, una historia que sirve también de telón de fondo de una época de cambio donde las mujeres comienzan a buscar su lugar, que empiezan a ver el futuro más allá de los salones y los fogones, e intentan abrirse paso en la vida pública y política del país.

Con esta novela, de la que fue finalista del Premio Planeta 2011, la escritora espera alcanzar la identidad propia como autora, porque hasta el momento, según ella explica, ha habido mucha tendencia a identificarla con su hermana y ser vista como la prolongación de Dulce. Aunque, añade, eso no le va a impedir seguir dedicándole sus libros.

2 comentarios:

  1. Interesante, me dejas con ganas y convencido para leer el libro

    ResponderEliminar
  2. Grandes personajes y gran labor la tuya, Alfredo, al traerlos., Gracias. Rufino

    ResponderEliminar