domingo, 6 de noviembre de 2011

El enigma


Los prejuicios nos encierran, nos achican la mente, nos idiotizan, y cuando estos prejuicios coinciden, como suele suceder, con la convención mayoritaria, nos convierten en cómplices del abuso y de la injusticia. Actuar con compromiso no consiste en ponernos a favor de una causa, sino en mantenerse siempre alerta contra el tópico general, contra el prejuicio propio, contra todas esas ideas heredadas y no contrastadas que nos meten insidiosamente en la cabeza, venenosas como el cianuro, inertes como el plomo, malas ideas que inducen a la pereza intelectual y moral.

Jan Morris tenía tres años cuando se dio cuenta, con incuestionable convicción, de que a pesar de que todavía no conocía las diferencias entre los sexos, sentía la compulsión absoluta e irreprimible de que había nacido en el cuerpo equivocado, por lo que vivió una primera infancia confundida, incómodamente incompleta, como si en su puzle faltase una pieza. No era algo que afectase a lo físico, afectaba al ser. 

Durante los cuarenta años que siguieron un propósito sexual dominó, distrajo y atormentó su vida: la ambición trágica e irracional, formulada de manera instintiva pero seguida con perseverancia de abandonar la masculinidad para alcanzar la feminidad. Conforme fue creciendo el conflicto interior se volvió más patente y empezó a sentir que vivía una mentira. Iba disfrazada: su realidad femenina, para cuya definición no tenía palabras, se vestía fraudulentamente de hombre. Y, como les ocurre a los prisioneros incomunicados, sentía que estaba privada de identidad.

La idea de cambiar de sexo parecía, hasta hace muy poco, algo monstruoso, absurdo o contrario a los designios divinos. Por eso, todavía sigue siendo desconcertante para muchas personas conocer el testimonio de Jan, que llegó a casarse y tener hijos, en un matrimonio aparentemente armonioso y normal, cuando en realidad sentía que vivía en un engaño. Para Jan tener un cuerpo nuevo que no pareciese un híbrido o una quimera es lo que logró que alcanzase al fin el sentimiento de normalidad, alcanzar la realización personal, ser ella misma.

Afortunadamente la noción de identidad sexual ha cambiado, de modo que la considerable porción de la población que solía sentirse excluida de las categorías sexuales convencionales ha visto normalizada su vida. Lo importante es la libertad de cualquiera para vivir según los propios deseos, de amar de la forma que quiera y de conocerse a sí mismo. Qué duda cabe también de que los efectos de la costumbre y el entorno son muy poderosos. Pero Jan decidió seguir avanzando. Los problemas, como queda en evidencia en su autobiografía, lejos de ser negativos, más bien la estimularon, sobre todo por el deseo y la persistencia de salir adelante.

Siempre nos ha dominado la voluntad de estigmatizar lo que se sale de la pauta; lo cual no deja de ser un signo claro de nocivo primitivismo por parte de los que se consideran adalides de la libertad. Porque el sufrimiento no es más que tiempo desperdiciado que carece de utilidad real ni redentora. Evitar los desafíos es lo que nos consume más tiempo y energía, pero enfrentarnos a ellos es precisamente lo que nos mantiene vivos. No hay que dedicar nuestros esfuerzos a buscar las barreras para darse de cabeza contra ellas, ya que si se piensa demasiado en muros y normas, cuya única finalidad es hacer dormir la mente, se pierde la ocasión de alcanzar el objetivo que nos marcamos en la vida. Y esta vida es la mejor que tendremos jamás.

4 comentarios:

  1. Un post muy lúcido, cuyo mensaje puede extenderse, además, a cualquier situación que no trate específicamente de la identidad sexual.
    Curiosa historia la de Jan Morris. Ya tenía idea de su existencia: no recuerdo dónde, no hace mucho, leí una entrevista que le hicieron.
    Son frecuentes los casos de personas jóvenes que, antes de desperdiciar más tiempo de sus vidas, desean adecuar su cuerpo a su identidad sexual, pero el de Jan Morris, que puso en práctica su ansiado cambio ya maduro y tras ser padre nada menos que de cinco hijos, no es tan habitual. Me pregunto cómo haría, porque cinco hijos no se engendran así como así… ¿Se sentiría mujer... pero mujer lesbiana? ¡Qué fascinantemente complejo es el ser humano!
    Siempre digo que, en el momento de nuestra muerte, nadie, de las personas con las que alguna vez hemos podido actuar de acuerdo con sus trasnochados criterios, va a venir a prolongarnos la vida como recompensa: es mejor, por lo tanto, vivir éticamente según nuestra forma de ser y sentir. Y punto.
    No es que sea fácil, pero hay que procurarlo...

    ResponderEliminar
  2. Te recomiendo ver esto http://www.youtube.com/watch?v=9hLSo9ceRLw

    ResponderEliminar
  3. María Antonieta, creo que, afortunadamente, está predicando en lugar equivocado.

    Yo le recomiendo que vea cualquier video de Richard Dawkins

    http://www.youtube.com/watch?v=iKuU9dQ4CXg&feature=related

    http://www.youtube.com/watch?v=FrP3gltNXX8&feature=related

    ResponderEliminar
  4. Cualquier lugar es bueno para predicar porque el plan de salvación de Dios es para toda la humanidad, no para un grupo específico de personas.

    ResponderEliminar