viernes, 3 de junio de 2011

Las dos almas de Hong Kong

Hong Kong, esa rara perla china, ultramoderna, sofisticada y relajada a la vez y con una herencia cultural milenaria, se nos muestra el próximo jueves en la Fundación Caja Castellón de la mano de la periodista Rosa María Calaf, la más veterana y con más experiencia de los corresponsales que ha tenido el Ente Público. Responsable en 1998 de la apertura de esta corresponsalía de Televisión Española, debido a la creciente importancia de Asia en el contexto mundial, viene a través del ciclo Punto de Destino a desvelarnos las dos almas de Hong Kong.

Viajar a este enclave del primer mundo asiático provoca, aún en el viajero sazonado que no se impresiona fácilmente, la noción de que esta parte del orbe zarpó a la modernidad y al desarrollo. Hong Kong es una ciudad donde los contrastes son dignos de admirar: riqueza y pobreza, luz y penumbra. Sin duda los 150 años de influencia colonial y los 5.000 de tradición china han hecho que Hong Kong sea un lugar con personalidad propia.

Esta región administrativa especial de la República Popular China, hoy en día la ciudad más influyente del sudeste asiático, tiene una superficie demasiado pequeña como para aparecer en un mapa del mundo. De hecho, en su orografía rocosa y montañosa se apiñan más de siete millones de almas, otorgándole el demérito de haber sido el núcleo urbano con la mayor densidad de población del planeta. Por ello Hong Kong es una ciudad que se reinventa a sí misma y su perfil se encuentra siempre en constante evolución.

Pero paradójicamente, y a pesar de la influencia occidental de la presencia británica que la ha marcado, Hong Kong tiene la magia de haber mantenido sus costumbres y tradiciones culturales chinas, de haber sabido superponer en esta dinámica ciudad modernidad y tradición, Oriente y Occidente.

Por todo ello es esta una ciudad que provoca el mayor de los asombros para un occidental. Un enclave lleno de una vitalidad y una fuerza que impresiona. Un lugar que sigue creciendo a pasos agigantados, que se reproduce en cientos de callejones con atmósfera de barrio y que se expande en torres imponentes y centros comerciales entrelazados por un sinfín de pasarelas.

Hong Kong es a la vez la ciudad que inspira a Matrix, Blade Runner, y Batman y de las maravillosas historias de amor de Chunking Express, El mundo de Suzie Wong o In the Mood for Love. Es la ciudad de lo grande y lo pequeño, de lo épico y lo íntimo... Y además, la ciudad de la noche. La más bella del mundo cuando se marcha el sol.

1 comentario:

  1. Muy buen reportaje, Cuina esta encajando un puzle, que no se saben los resultados. España , no puede competir con un pais que no tienen vacaciones, y nuestros sindicatos, obsoletos, y cobrando del estado.

    ResponderEliminar