sábado, 11 de junio de 2011

La vida es para hacerse lo que se es


Martin Luther King afirmó que “cuando reflexionemos sobre el siglo XX, no nos parecerá lo más grave las fechorías que realizaron los que consideramos malvados, sino el escandaloso silencio de las buenas personas”. Es cierto, porque vivimos en un ambiente de falsedad, de “corrección política” generalizada que nos impide ver que la realidad es que hay que protestar y definirse y que cada cual en su lugar y a su nivel debe hacerlo.

En “Escribir es vivir” José Luis Sampedro desvela su visión respetuosa de la vida con el estilo cercano de un hombre cosmopolita. Es un libro emocionante y entrañable porque está recogido desde el sentimiento, desde el corazón, desde la distancia que da el haber vivido casi todo un siglo y haber visto casi de todo. Un libro que no te deja indiferente en el que recupera precisamente la idea de que “ante una cuestión determinada o te mojas o no, pero ambas posturas son la manifestación de tu interés e implicación. O estás en la lista o estás entre los que no quieren estar en ella”.

También afirma que como personas que somos, las relaciones que establecemos se aprenden del contacto con otras personas, de la relación entre humanos y no de la relación entre un humano y una máquina. No se puede confiar a un ordenador o a la televisión la labor de educar. Las relaciones del fuerte con el débil, la comprensión, la solidaridad, el compañerismo no nos lo da la máquina. Por ello, la formación concebida a través de máquinas no va encaminada a enseñar a vivir, se enseña a consumir y producir, no a vivir. Y esa es una de las razones, concluye, por la que actualmente de la aulas salen más consumidores y productores que vividores, más súbitos que ciudadanos. Ésa es una de las razones de la pasividad de la gente ante las cosas que ocurren. No se nos educa para ser ciudadanos, se nos enseña a gastar, a consumir, y la palabra “vividor” se la ha cargado con connotaciones peyorativas cuando vivir plenamente debería ser la meta.

Cuando no se tiene sentido de la dignidad, uno no se siente culpable. Es incapaz de sentir que ha hecho lo que no debe hacer, incapaz de reconocer que no se está haciendo a sí mimo, sino todo el contrario. La vida futura depende lo que hoy decidamos hacer. Es fácil comprender que el futuro será muy distinto si hoy invertimos en parques temáticos en lugar de hacerlo en hospitales, universidades o investigación científica. Por eso es importante que el futuro no se decida por empresas con lógica del beneficio, del lucro y del enriquecimiento rápido, sino por personas que, aunque no sean mejores que nosotros, no tienen más remedio que tener un poco en cuenta nuestras necesidades y que se preocupen por las variables y las relaciones humanas.

Porque siempre que se hace algo por necesidad interior, se está haciendo uno a sí mismo. Pero al final de todo, da igual lo que hemos vivido aquí, lo que nos llevamos, no lo recogerá ningún libro. La vida es, o debe ser, un esfuerzo encaminado a hacernos lo que somos, lo cual entraña no pocas dificultades porque ¿cómo sabe uno quién es?



11 comentarios:

  1. Cofundador del partido de derecha UPyD ¿Le satisface a Sampedro haber participado en el nacimiento de un partido descafeinado de derechas que sólo se dedica a ayudar al PP...?

    ResponderEliminar
  2. Antonio-Mario, sería recomendable, y de agradecer que aporte la información de la página web donde consta que Sampedro es cofundador de UPyD. Porque yo no la he encontrado

    Gracias

    ResponderEliminar
  3. Lo que "se-es" es, en todo caso, lo que has hecho con la vida

    ResponderEliminar
  4. Alfredo, muchas gracias por acercarnos este contenido.
    Sin duda, en mi humilde opinión, el verdadero cambio pasará por un cambio en un pequeño lugar de nuestra conciencia. Descubrir y alimentar nuestro potencial creo que será el paso decisivo. Textos y reflexiones como las de este hombre arrojan una luz clara y apuntan muy bien el sendero a recorrer. Así que valoro mucho poder haber leído este texto en tu blog...
    Muchas muchas gracias!!

    ResponderEliminar
  5. muy interesante tu blog, lo leere con interés. Cuando mis compañeros de carrera querían ser M.Conde, yo quería ser San Pedro.

    ResponderEliminar
  6. Grande José Luis Sampedro. Acentuar la diferencia entre la contemplación y la vida (José Ortega y Gasset - El Espectador)

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado mucho la página de José Luis Sampedro. Gracias.

    ResponderEliminar
  8. Me gustaría mucho poder saludar a José Luis Sampedro. Sé que pasa temporadas en un lugar costero y cercano a donde yo vivo.
    A veces, fantaseo con la idea de que mi pareja y yo le encontramos paseando con Olga Lucas por ese sitio y hablamos -durante escasos minutos para no molestarle- de sus novelas, de los años que llevamos admirándole... y de la vida.

    ResponderEliminar
  9. Tanta razón tiene que necesito comprarme todos sus libros. ¡Ahora!

    ResponderEliminar
  10. revelándose como rebelde, supongo.

    ResponderEliminar
  11. De obligada lectura

    ResponderEliminar