miércoles, 5 de enero de 2011

Home

No es necesario ir a una de las zonas deforestadas del Amazonas o a visitar los glaciares en retirada de la cumbre del Kilimanjaro para darnos cuenta del abusivo y ya insostenible estrés al que sometemos al Planeta. Es mucho más simple. Tan solo hay que darse una vuelta por alguna de las céntricas calles de nuestras ciudades para ver cómo gigantescos establecimientos comerciales mantienen climatizados sus locales en invierno y verano a pesar de no tener puerta alguna que impida que la temperatura se escape libremente; con baños cuyas cisternas parecen las compuertas de la presa de las Tres Gargantas y oficinas en las que la temperatura en verano más que refrescar criogeniza los pensamientos. Circunstancias que, además de ser ecológicamente hablando un insulto a la inteligencia humana, no parecen alamar a nadie, ni siquiera aunque fuese por las consecuencias económicas que tal despilfarro acarrea.

El peso científico de los que niegan el cambio climático afortunadamente cada vez es más irrelevante. Sin embargo, la lucha contra el calentamiento del planeta es uno de los grandes retos que tiene planteados la humanidad en el siglo XXI. Un reto cuya solución implica aunar esfuerzos en diversos frentes. El primer paso es asumir que realmente tenemos un problema y una vez dado, afrontarlo en toda su magnitud global.


Por si quedase algún escéptico YouTube nos ofrece la posibilidad de ver gratuitamente Home, un documental dirigido por Yann Arthus-Bertrand, compuesto en su totalidad por vistas aéreas de diversos lugares alrededor del mundo. Muestra la diversidad de la vida en la Tierra y cómo las actividades humanas se han convertido en una amenaza para el equilibrio ecológico del planeta.

A partir de imágenes de grandes paisajes volcánicos, Home explica los orígenes de la evolución de las algas unicelulares presentes en los bordes de los muelles volcánicos. Se explica el papel esencial de estas algas en la evolución de la fotosíntesis, así como el hecho de que una inmensa cantidad de especies de plantas se originan a partir de este organismo unicelular.

Desde aquí el documental adquiere un enfoque centrado en las actividades humanas, y muestra la revolución agrícola y sus repercusiones antes de pasar a reflexionar sobre el aprovechamiento del petróleo, la industria, las ciudades y la desigualdad como nunca antes se ha vivido. Se retrata la dura situación actual de los criaderos de ganado, la deforestación, la alimentación y la escasez de agua potable, la crisis de sobre-explotación de canteras y la escasez de energía. Ciudades como Nueva York, Los Ángeles, Tokio, Jaipur y Dubái en particular, son un ejemplo para mostrar la mala gestión y despilfarro de la energía, el agua y los alimentos. La recesión de los glaciares y los pantanos quedan reflejados gracias a vistas aéreas de la Antártida, el Polo Norte y África, mientras se prevén migraciones masivas de refugiados ante una catástrofe medioambiental.

Es en este punto cuando el documental se centra en el calentamiento global. Home muestra cómo el deshielo de los glaciares, el aumento del nivel del mar y los cambios en el clima están causando estragos en las personas que tienen menos que ver con este tema, pero también la forma en que muy pronto se verán afectadas las zonas densamente pobladas.

El documental no sólo muestra las terribles verdades con respecto a nuestro impacto sobre la Tierra, sino también lo que estamos haciendo ahora para luchar contra ello: las energías renovables, la creación de más y más parques nacionales, la cooperación internacional sobre temas ambientales, la educación y la reforma que ha habido en todo el mundo en respuesta a los problemas actuales que enfrenta la Tierra.

La Tierra que habitamos grita y debemos poner fin a la inacción y los discursos vacíos. Es necesario escuchar ese grito y afrontar el desafío ecológico que nos plantea. Debemos comprender que todos tenemos responsabilidad y que todos podemos actuar porque el futuro del planeta y de nosotros mismos depende de que seamos capaces de tomar las decisiones a tiempo que nos permitan conservar y reconquista la Tierra de promisión en que habitamos antes de ser expulsados del único paraíso conocido.

1 comentario:

  1. Estupendo artículo, no os lo perdais
    Eugenia Rico

    ResponderEliminar