miércoles, 6 de octubre de 2010

LUIS, como siempre, ADELANTADO


En este momento la insistentemente recordada crisis económica planea como una sombra negra que lo cubre todo, justifica todo tipo de desdichas y no parece generar el contexto propicio en el por otro lado siempre difícil mundo del arte de vanguardia. Las galerías de arte que han tenido que luchar siempre para conseguir atraer al público y seducir a coleccionistas y compradores, han visto caer todavía más sus ventas, si es que eso era posible y en el peor de los casos han desaparecido, como ha sido el caso de algunos espacios emblemáticos de nuestra comunidad.

Sin embargo, el valenciano Luis Adelantado continúa sorprendiéndonos en su galería de seis plantas del centro histórico de Valencia. Tras mantener abierto en Miami durante cinco años uno de los pocos espacios en el exterior de un galerista español, inauguró a finales de 2009 un nuevo espacio en México, D.F. con una superficie de 1500 metros cuadrados en el que además de la programación habitual de la galería existe una zona de creación in situ, se organizan conferencias y otras actividades culturales.

Y como ya viene siendo habitual cada año su galería de Valencia vuelve a abrir sus puertas a los nuevos talentos internacionales en la exposición colectiva de los finalistas de la décimo segunda “Convocatoria Internacional de jóvenes artistas”, en la que se muestran 24 de los 583 porfolios presentados, la mayoría de creadores europeos y latinoamericanos de entre 24 y 36 años.

En la edición de este año destaca la presencia de españoles y mexicanos, muchos de ellos promesas que seguramente se confirmarán a medio plazo, pero también es remarcable la participación de creadores emergentes con ganas de sorprender que ya gozan de una trayectoria artística destacada con presencia en algunas de las grandes citas internacionales del arte de vanguardia.

Las obras presentadas abarcan muy diversas disciplinas con el fin de establecer lazos que fomenten las influencias recíprocas y posibilitando que presenten sus propuestas en un ámbito profesional que componen un corpus de ideas y preocupaciones contemporáneas: Nicolás Bacal deudor de la poética del objeto, utiliza una cinta métrica industrial para recrear una suerte de sol; las provocadoras Kimberly Clark presentan Swang song, una mujer-maniquí a tamaño real con los brazos abiertos apoyada sobre una pila de cervezas; Jorge de la Garza y sus pequeños collages de fragmentos de ilustraciones antiguas; Javier Fresneda y sus objetos híbridos; Carlos García Peláez con sus sutiles y elaboradas pinturas circulares; Patricio Gil Flood con postales y hojas de libro intervenidas con texto que oculta o amplían el significado; Ismael Lagares y sus vibrantes y coloristas pinturas; Oliviere Larivière con sus telas de escenas perturbadoras y Omero Leyva, deudor de Pettibon y el surrealismo mágico con sus dibujos en blanco y negro.

Además, Sifis Lykakis muestra papeles saturados de grafito y su juego con la luz en forma de fuego; Alejandro Martín Torrado expone sus pinturas de vistas aéreas de metrópolis orgánicas, David Miranda presenta un “homenaje” a la bandera que continua sus reflexiones en torno a la identidad social; las pinturas del alemán Daniel Mohr con sus estudios sobre el paisaje; Guillermo Mora recrea trampas con materiales pictóricos devenidos esculturas; Ramiro Oller y sus acrílicos geométricos multicolores que nos incitan a su combinación infinita en el espacio y Germán Portal y sus acuarelas que materializan la intimidad de cada rincón de su estudio; Alejandra Prieto y sus reproducciones en carbón de accesorios de moda.

También encontramos el trabajo de Bernardino Sánchez Bayo, que nos acerca a la pintura hiperrealista con trazos místicos; Rodrigo Sastre que contextualiza su pasión por el comic clásico de culto sobre hojas de libros de historia del arte; los apocalípticos dibujos y videos del noruego Martin Skauen; Cristina Silván con sus piezas cinestésicas de acabados perfectos; Iris Van Dongen con sus impactantes y conocidos dibujos de gran formato que representan féminas que adquieren la dignidad de heroínas de una decadente modernidad; Laure Vigna cercana a la poética de lo infraleve con sus piezas mínimas de madera y finalmente, las videoinstalaciones performáticas de Mai Yamashita & Naoto Kobayashi de una gran carga poética.

Desde 1985 la galería de Luis Adelantado ha sido un proyecto abierto internacionalmente que funciona como un barómetro con capacidad para medir la orientación del arte contemporáneo global, con vocación para difundir el trabajo de jóvenes promesas y con la sensibilidad para ponerla a disposición de la creación colectiva. En la convocatoria de este año vuelve a demostrarnos que todo es posible, una visión por adelantado del arte que viene.


Fotografías:
1.- Carlos García Peláez; Kimberly Clark
2.- Ismael Lagares
3.- Sifis Lykakis
4.- Kimberly Clark; Iris Van Dongen

1 comentario:

  1. A mí no es que me de pudor decir mi opinión sobre el 999/1000 del "arte" contemporáneo, es que prefiero no decirla porque puede malinterpretarse. El 999/1000 del barroco (las iglesucas de pueblo plagadas de él), o del realismo del XIX o del arte moderno me parecen auténticos excrementos. El problema del "arte del siglo XX", o "contemporáneo", o "moderno" es que parece que el "entendido" se extasía con el 100/100 de lo que ve, sea lo que sea ... todo parece formidable, todo innovador (y eso, ¿qué?), cualquier pelanas te pide 5000 euros por un bodrio y se queda más ancho que largo. Y si comentas que es una tomadura de pelo, te contesta que no tienes ni idea (lo cual en mi caso es cierto, y prefiero no tenerla). Algunas, pocas, cosas me parecen estupendas, pero la inmensa mayoría una tomadura de pelo (insisto que también el barroco o neoclásico o gótico o lo que sea). Hemos depurado el arte antiguo, no siempre pero en una gran medida, pero el contemporáneo está campando como maravillas, cuando, en mi opinión desde luego (decir ésto es inútil. Todo lo que digo es mi opinión) es una auténtica tomadura de pelo. Un abrazo Mario

    ResponderEliminar