miércoles, 22 de septiembre de 2010

La vuelta a Castellón en 80 citas: ¡Miqui, tienes talento!


Aunque para muchos es conocido por ser jurado en 2007 y 2008 de los programas de televisión “Factor X” y “Tienes Talento”, la realidad es que el gran Miqui Puig (1968, La Ametlla, Barcelona), ha desarrollado una amplia trayectoria artística como DJ, agitador social, crítico musical, compositor y cantante.

Por eso viene a Castellón, para compartir con nosotros el proceso que va “de la demo al escenario”, en el ciclo de charlas-coloquio “De Razones y Hombres” del Edificio Hucha de la Fundación Caja Castellón la tarde del próximo jueves, 30 de septiembre, a las 19.30 horas. Porque para este amante de la música todo es espectáculo y nadie mejor que él sabe donde empieza y acaba todo. Nadie mejor que él pues para contárnoslo.

Sus influencias van de Gato Pérez a la música soul pasando por Jaume Sisa, Jimi Hendrix, la New Wave, el Punk y el Hardcore. Pero Los Sencillos fue su escuela. Durante los 16 años que duró el grupo llegó a publicar seis discos en los que se incluían muchos de los himnos que durante los noventa más hemos bailado: Mala mujer o Bonito es. Dos años después de disolverse el conjunto inició una nueva etapa como “cantante de amor”, esta vez en solitario, siendo responsable de uno de los álbumes más elegantes y delicados de la música en castellano “Casualidades”, uno de esos trabajos imprescindibles para entender, ya no sólo una década, sino para entender una forma de asimilar la vida, un manual de supervivencia para las relaciones sentimentales. Después llegarían “Miope”, “Impar”… y la culminación con la grabación de un disco en directo, en el que colaboró su amiga y consejera Alaska.

Dice Miqui Puig que se dedica a huir. A escapar hacia delante, sin control ni freno, y que en esa estampida diaria se debate en lo que quiere ser de mayor. Nos recuerda que sobre su persona recaen multitud de prejuicios y que le acusan de padecer la incurable enfermedad llamada “bulimia cultural”, patología que con el paso de los años, lejos de menguar, va creciendo hasta límites insospechados. Dice también que hace en cada momento lo que dicta el corazón y no la cabeza, que tiene errores a montones de los que no aprende y que salta alegremente hacia otros mayores. Y dice también que lidia con iras incontrolables que surgen del prejuicio, pero para eso tiene las canciones, ésas armas terapéuticas que nos provocan tantas emociones.

Pero entre tanto le queda tiempo para actuar como Dj en festivales como el Sonar o el Primavera Sound, colaborar desde los años 80 en programas de radio y televisión, ser actor ocasional en cortometrajes y series, colaborador en revistas y prensa musical y compositor de música para desfiles. En fin, que sería más rápido decir a qué no se dedica.


No hay comentarios:

Publicar un comentario