miércoles, 11 de agosto de 2010

Un verano en Edimburgo. 7: CARGO


El sábado empecé siendo una pequeña ola de playa, pero acabé sintiéndome como una triste ola perdida en medio de la inmensidad de la mar océano.

Cuando entramos en el recinto al aire libre en el que se iba a representar CARGO, el espectáculo producido entre Iron-Oxide Ltd. y The Edinburgh MELA, y nos hicieron poner unos chubasqueros azules transparentes, pensé que estábamos a punto de adentrarnos en una lúdica batalla de agua; que lo que se nos avecinaba era una hora larga de carreras huyendo de mangueras y chorros a presión por todas partes.

Pero la realidad fue bien diferente. Cuando la música empezó a sonar y levanté la mirada, vi cómo del mar que formábamos los espectadores surgían otras olas que se mecían con el viento, gaviotas volando por encima de nosotros y un pequeño bote con un náufrago a la deriva navegando por encima de nuestras cabezas.

Fuimos olas embravecidas en un mar de tormenta; fuimos olas tranquilas en la calma de la madrugada; fuimos olas agitadas por la brisa de la mañana. Y así, según los vientos y las circunstancias fuimos olas que pasaron por todos los estados del alma mientras la acción se desarrollaba a nuestro alrededor. Todos fuimos actores y espectadores.

En un mundo de peligros, CARGO cuenta sin palabras y sin necesidad de hacer una tragedia griega la historia de dos personas en la búsqueda de ese lugar perfecto al que llamar hogar, y reflexiona sobre la urgencia primaria de todo humano de abandonar sus orígenes, ya sea en pos de una vida mejor, para escapar del pasado o simplemente para encontrarse… con uno mismo. En definitiva, una exploración de la necesidad universal de migrar. Pero en la búsqueda de ese objetivo el hombre se ha encargado de levantar muros, barreras e impedimentos. 

La lectura no puede ser más simple. La historia del hombre: unos son comida, otros comensales; unos propietarios, otros posesión; unos escogidos, otros expulsados; unos lo tienen todo, y a otros solo les queda la ilusión…

3 comentarios:

  1. todos somos actores, y expectadores, de nuestra propia existencia. Un dia ,hay remanso, otro mar picada, y etc.pero siempre actor, con mascara.maite

    ResponderEliminar
  2. ¡Cuántas experiencias únicas, Alf! Me da mucha alegría que estés viviendo todas estas cosas. Clari

    ResponderEliminar
  3. desde Venecia, qué guapo se te ve con el chubasquero

    ResponderEliminar