martes, 31 de agosto de 2010

Reinventarse


Hablaba el otro día con Jordi Nadal, director de Plataforma Editorial, sobre lo importante que ha sido para mí este verano la posibilidad de verme desde fuera y cómo al poner tierra de por medio percibimos todo de otro modo e incluso con mayor claridad y objetividad. Y, aunque seis semanas no son mucho tiempo, sí que es un periodo lo suficientemente largo como para poder desconectar y vivir una realidad diferente a la habitual. Varias horas después un mensajero me entregaba el ensayo “Reinventarse”, recientemente publicado en Plataforma, que me lo iba a aclarar todo mucho mejor.

En este trabajo el Dr. Mario Alonso Puig reflexiona sobre el hecho de que al enfrentamos a determinados problemas y obstáculos que nos encontramos en nuestras vidas nos quedamos paralizados, porque nos invade la convicción de que no podemos hacer nada por resolverlos. En otras ocasiones estamos rodeados de personas que son como agujeros negros que merman nuestra energía, nuestra eficiencia y nuestra salud porque parece que disfruten recordándonos de manera continua todo lo que está mal y todo lo que hay de defectuoso en nosotros o en los otros. Por eso, cuando llegamos al punto en el que decidimos “hasta aquí”, “se acabó”, “así no sigo”, y resolvemos dar un paso adelante rompiendo los límites aparentes damos un salto al vacío. Y es en ese momento, al provocar el cambio, cuando el gusano que nos hemos creído, o nos han hecho creer que somos, empieza a convertirse en mariposa.

Plantea también la reflexión de cómo construimos nuestra identidad, nos aferramos y nos identificamos con ella resistiéndonos, por ello, al cambio. Incluso aunque haya estados que nos dejan congelados y nos generan un enorme sufrimiento, aceptando la cotidianeidad en la que vivimos atrapados sin darnos cuenta. Lamentablemente, los años pasan y, con no poca frecuencia, vemos que las situaciones se repiten. Y, al igual que el agua acaba erosionando la piedra, la sensación de que “todo sigue igual” va erosionando nuestra moral hasta que concluimos que ni se puede cambiar ni el cambio es posible.

Y la realidad, afirma Alonso Puig, es que tenemos recursos, fortalezas y talentos por descubrir. Sin embargo, nos aferrarnos a lo conocido y eso nos impide adentrarnos en otros espacios de descubrimiento y evolución. Por eso es necesario cambiar la forma de ver las cosas, porque una vez que lo hacemos todo cambia por sí mismo. De ese modo nos adentramos en el terreno de los estados de ánimo que generan salud y vitalidad, que ayudan al despliegue de la inteligencia y de la creatividad. Y al tiempo descubrimos que las situaciones y personas que menos nos agradan son la que más tienen que enseñarnos acerca de nosotros mismos porque nos permiten reconocer, no pocas veces, la irascibilidad, la impaciencia y la falta de compasión que todavía anida en nuestro interior.

Hay realidades más hermosas y nosotros no lo sabemos. El problema es que los muros de la mente son más sólidos que los de piedra y tienen la capacidad de no permitirnos ni siquiera planearnos que puede existir la posibilidad de otra realidad distinta a la que experimentamos. La clave está en no prestar atención a lo que nos perturba.

7 comentarios:

  1. Hace poco, precisamente, compré "Reinventarse", por recomendación de Sergio Fernández, autor del vendido "Vivir sin jefe", de la misma editorial: dos libros muy útiles.
    Voy a usar aquí el mismo nick que en Twitter; hace unas horas nos hemos intercambiado unos DM, ¿recuerdas?

    ResponderEliminar
  2. Me gusta lo que dices, y como lo dices. Ya sabes que estoy en plena metamorfosis, y estas palabras me dan fuerzas para romper el capullo y salir como mariposa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Es increíble todo lo que podemos llegar a descubrir en nosotros y todo lo que podemos llegar a hacer con ganas e ilusión. Como tú bien dices,sin prestar atención a lo que nos perturba y sin miedos, podemos ir creciendo, evolucionando y conociéndonos de tal manera que sigo pensando que "querer es poder"
    besos
    Teresa

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante el Agitaciones ... de donde parece desprenderse que las cosas son lo que nosotros vemos. La realidad no existe, en definitiva, sólo "nuestra realidad". Incluso las personas negativas lo son porque las vemos así .... pues nada, a positivizar nuestro interior ... o a lo mejor nuestro ojo.
    Mario

    ResponderEliminar
  5. ¡Lo tengo! Y estoy deseando leerlo.

    Gracias por la recomendación y enhorabuena por el blog.

    Saludos,

    Noelia
    http://njimenez79.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Me parece muy interesante tu comentario sobre el libro Reinventarse. Claro que hay gente tóxica a nuestro alrededor que sólo destaca lo malo y es asfixiante continuar esos vínculos pero también creo que en Occidente se debería educar para aceptar la crítica constructiva, muchas veces hay gente que nos dice lo que no queremos escuchar y nos duele. Conozco gente célebre que no acepta la crítica constructiva, piensa que lo estás atacando cuando lo dices para que mejore. Aceptar que no somos perfectos y que podemos mejorar es todo un trabajo que debemos hacer tanto los que escribimos como los que tenemos una imagen pública.

    ResponderEliminar
  7. Déborah Albardonedo23 de febrero de 2013, 23:34

    Totalmente de acuerdo

    ResponderEliminar