domingo, 23 de mayo de 2010

Gestión bajo presión


Me acusaba una conocida, siempre predispuesta a dar lecciones, de no ser independiente en mi gestión, de no buscar la colisión con el sistema, de perder la oportunidad de dar todo lo que era capaz.

-Permíteme hacerte una pequeña observación –le dije con serenidad. Con toda honestidad te puedo garantizar que no he sido censurado más que en dos situaciones: cuando mi propuesta ha sido mala o cuando lo he hecho a mí mismo. Pasemos por alto el primer presupuesto. En ese caso asumo el mea culpa, mea maxima culpa. A veces nuestro ego está sobredimensionado y no está mal admitir que nos equivocamos, aceptar ser corregido o rectificado. Vivan pues los jefes que corrigen antes de que el trabajo llegue a los usuarios.

-Pero existe una forma más maliciosa de censura –añadí. La autocensura. Y te reto a que me digas algún profesional que no se haya autocensurado jamás.

Siempre hay unos límites que nos autoimponemos. Pero también es cierto que hay kamikazes que van por la vida cual imprudentes héroes dando lecciones de independencia a los demás, y hay que reconocer que no podemos dejar de lado las circunstancias que nos rodean. Pero esa autocensura no significa que nos convirtamos en militantes de aquello en lo que no creemos, que acabaría por tanto estrangulándonos, sino que más bien hay ciertos límites que a veces nos impiden ir más lejos, que hay que evitar traspasar para acercarse a un equilibrio inestable por definición, lo cual no impide que podamos ser hábiles, atrevidos y osados en ocasiones.

En nuestra sociedad democrática somos libres desde el respeto de esos límites subjetivos que nos imponemos. La libertad, como dijo Jean-Paul Sartre no es sinónimo de ausencia de reglas, sino de querer lo que se puede.

1 comentario:

  1. Estoy en total acuerdo contigo. Es muy fácil hablar de la independencia de los demás.
    Desde mi punto de vista, creo que es algo que se suele notar, cuando uno se autocensura, porque es su obligación hacerlo, o si está "bailandole el agua" a los superiores.

    ResponderEliminar