jueves, 1 de abril de 2010

A single man


Si entendemos que arte es lo que queda cuando olvidamos cómo era la obra en sí, podría decir que para mí arte es la banda sonora de A Single Man. Aunque hace más de un mes que fui a ver la película de Tom Ford y solo recuerdo ya de ella su exquisita perfección formal, su cuidadísima estética y la sensibilidad que ha demostrado el director para narrar la historia, la cuestión es que es su música la que me persigue a todas horas y ha pasado a formar parte de mi banda sonora particular.

Si hay algo que ocurre con la música de cine actual es que a veces se echa en falta la capacidad de emocionar. Sin embargo, en "A Single Man", Abel Korzeniowski, su autor, con la colaboración de Shigeru Umebayashi, ha creado una banda sonora basada exclusivamente en ese elemento, una de esas bandas sonoras que hacen que te enamores de la música de cine.

La película, que adapta la novela del mismo título de Christopher Isherwood, está ambientada en Los Ángeles en 1962. Narra la historia de un profesor universitario británico de 52 años que lucha por encontrarle sentido a su vida tras la muerte de su pareja, Jim. George rememora el pasado y no consigue ver su futuro mientras lo seguimos a lo largo de un único día, en el que una serie de sucesos y encuentros lo llevan a decidir si la vida tiene sentido sin Jim. De ahí que para el director “A single man” sea una historia romántica sobre el amor interrumpido, sobre el aislamiento que forma parte inherente de la condición humana y, en definitiva, sobre la importancia de los momentos aparentemente insignificantes de la vida.

Profundamente melancólica, sofisticada y profunda, la banda sonora nos permite interiorizar en el alma del protagonista y se integra a la perfección en el paisaje de la película. Así, las notas dan la sensación de pérdida que sufre el personaje, exploran emociones como la melancolía, la tristeza, la desesperación, e incluso el momento en el que uno siente que la vida ya no merece la pena. Y con ello Korzeniowski consigue, además, que nos sintamos en la piel del protagonista de la película.

La elegancia y clase de la música se hace evidente mientras uno la va escuchando. Pero además el torrente de emociones con que nos vamos encontrando, que representan todas aquellas que el protagonista debe ocultar y mantener escondidas, hace difícil que, por momentos, no lleguemos a conmovernos.

Un resultado realmente brillante.



4 comentarios:

  1. Nos ha gustado tu blog, nos gustaria que dieras de alta tu web en nuestro directorio de blogs www.directorioguia.es ; Saludos

    ResponderEliminar
  2. Genial peli, me hizo detenerme a paladear la belleza en cada uno de sus fotogramas!

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    He visto la película y realmente me ha llegado muy adentro. La película está genial: la historia, la fotografía, la música, todo!. Una delicia. Comentando la película con un amigo hacemos un análisis muy parecido al tuyo. Coincido plenamente en lo comentas, aunque lo que mas me gusta es como lo expresas, :). Creo que tu análisis está a la altura de la película, sobresaliente. Ahora mismo estoy escuchando la banda sonora, me tiene embobado. Me gustaría recomendarte otra película que de alguna forma tiene cierta similitud a esta: esta muy bien hecha y la música está al nivel de la película. La película: Gattaca, el autor de la banda sonora: Michael Nyman, todo un genio!. Si te animas a verla espero que la disfrutes mucho, yo la he visto al menos tres veces y no me canso.
    Muchas gracias por tu entrada en este post!
    :)

    ResponderEliminar