viernes, 19 de marzo de 2010

HelArte...


Hace tres años, visitando el MOMA de Nueva York, en una de las salas pequeñas que muestran arte conceptual, vimos cómo uno de los visitantes arqueaba su cuerpo para contemplar más detenidamente un aspecto muy particular de una de las obras expuestas. Al principio nos quedamos mirando a la persona más que a la pieza, porque reparábamos más en el interés que parecía tener en concreto por esa obra y no con el resto. Cuando salió de la sala nos apresuramos a ver qué es lo que había despertado tanto interés en aquel visitante ante lo que tendría que ser, a todas luces, una obra cumbre de la vanguardia creativa. La obra en cuestión era un estor del mismo color blanco crudo que las paredes de la sala y cubría el vano que dejaba una ventana cerrada.

Esta anécdota nos obligó, una vez recuperada la calma, tras las inevitables carcajadas, a relativizar la cuestión del arte contemporáneo y por ello seguimos la visita al museo con un tono mucho más distendido.

Leo los comentarios de los internautas en el blog “La Tercera Opinión” con motivo de la reflexión sobre lo que podemos considerar arte y lo que no. Y el punto de vista mayoritario parece resumirse en que arte es una manifestación de la creación humana en la que el artista ha invertido mucho tiempo en su manufactura, logrando con ello el virtuosismo sumo de que la obra reproduzca miméticamente el modelo original. Otra de las corrientes de opinión dominante es la consideración de que los que valoran como obra de arte aquellas creaciones que no se enmarcan dentro del arte figurativo son unos snobs “entendidos” que no hacen otra cosa más que engañarnos, siendo por ello los responsables de la lamentable imagen que las generaciones venideras se harán de nuestro gusto artístico.

No puedo estar de acuerdo en nada de todo esto. Para mí arte es lo que provoca que se me detenga el tiempo. Nuestro gran enemigo es el tiempo, porque no podemos pararlo y se nos va escapando irremediablemente sin que podamos hacer nada por detenerlo. O sí.

Detenemos el tiempo con el arte. Cuando leemos una novela o una poesía, cuando observamos una escultura o vemos una película, cuando escuchamos música u observamos la luz a través de las vidrieras de una catedral… Entonces detenemos el tiempo. O lo recuperamos, porque nos evoca momentos, nos sugiere sensaciones que no son las que estamos viviendo en ese instante. Eso es arte.

Qué más da cuánto tiempo invirtió el artista en crearlo o la pericia que mostró el escultor en las hojas de acanto de un capitel corintio. Arte es lo que queda… Arte es el poso, lo que hace que después de haber visto un cuadro abstracto no seamos más los mismos. Arte es la sensación que sentimos cuando olvidamos cuáles eran los colores de ese cuadro y sólo queda la emoción que nos provocó estar frente a él.


Foto: Néstor Botta: "El observador"

9 comentarios:

  1. Acuerdo bastante con tu punto de vista. En fotografía es particularmente notorio el tema del "esfuerzo" o "trabajo" involucrado como parámetro fundamentarl para considerar una imagen fotográfica como una obra de arte - o no. Para muchos un simple click de un obturador es insuficiente para calificar la imagen resultante como obra de arte, "¿cómo vamos a usar tan caro mote para denominar algo que costó tan poco generar?" En esos casos poco importa el ojo astuto y entrenado detrás del objetivo, la prolongada espera de cazador furtivo, del q estudia el escenario, la luz y los movimientos de su objetivo antes de disparar; y ni hablar del trabajo posterior de edición y selección... ¡puf! Lo mismo a la inversa, imágenes de base fotográfica, digitalmente elaboradas, que costaron muchas horas-nalga generar, parecen ser lo único digno de colgar en una feria de arte, en formato de 1x0,7 m, para venderla en serie numeradas, a precios absurdos. Aunque sean inentendibles, inasibles, cliché's, in-originales, estúpidas y mamarrachientas. En fin... cada quién "compra" según sus (limitadas) posibilidades.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, me gustó tu "mamarracho" de arriba, lo veo como anti-arte y por lo tanto eso ya lo define como arte :-D "Es arte porque yo lo digo" (Duchamp)

    ResponderEliminar
  3. Es dificil definir el arte. Si bien tu opinión de que es aquello que nos hace detener el tiempo, coincide bastante con la mía, ya que el arte en verdad es algo muy subjetivo. Cada persona según su condición considera arte a cosas diferentes, y por lo tanto a cada uno nos embelesan unas cosas. Lo que me parece totalmente absurdo, es que nos dejemos llevar por las opiniones de los llamados críticos. A mi me ha pasado frecuentemente, que lo considerado Arte, y con mayusculas, me ha dejado totlmente indiferente en el mejor de los casos, porque en el peor de los casos, me he puesto a malpensar..... En fin, no entiendo nada. Como se puede considerar obra de arte, a una mierda de artista enlatada, por poner un ejemplo.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante la reflexión de Néstor Botta, autor de la foto que ilustra este post, en su blog,http://nestorbotta.blogspot.com/2010/03/ayyy-con-esta-vieja-discusion.html, que quiero reproducir aquí "Erich Fromm en "Del Ser al Tener" habla de las malas compañías. Dice que "debe tenerse en cuenta una ley de las relaciones humanas: No hay encuentro entre dos personas que no tenga alguna consecuencia para las dos. Ninguna reunión de dos personas, ninguna conversación entre ellas excepto quizá la más casual, deja a ninguna de las dos como eran, a pesar de que el cambio pueda ser mínimo..." Y lo dice en el sentido negativo, el de evitar las malas compañías, justamente para evitar ser "contaminado".

    Siendo el arte, bueno o malo, una expresión del ser que las produce, me pregunto si en el mismo sentido no habría que evitar la mala compañía que a veces son ciertas "obras de arte".


    Muy interesante

    ResponderEliminar
  5. Siguiendo al hilo de vuestros comentarios. Ciertmente cada indivíduo a lo largo de su vida va empapandose y contminandose de diferentes vivencias. Según esto nos vamos programando para dar respuesta a los estímulos que recibimos.
    !Esto del Harte dá para mucho¡
    A lo largo de la historia se ha considerado arte a lo transgresor, desde las pinturas rupestres hasta lo más vanguardista. Y me refiero a todos los campos, no solo al gráfico. Si bien de la prehistoria es lo único que conservamos, ya que lamentablemente si existía la literatura sería oral, y la música de oído. Pero seguramente si se conservasen, también serían considerados arte porque rompían con todo lo anterior concerniente al ser humano, por muy sencillos y básicos que fuesen. Hoy en día haciendo exactamente lo mismo, no sería arte, porque no aportaría nada.
    He aquí la complicación del tema. Un calificativo del arte es la inovación, cosa dificil hoy en día.
    Esto sirve de excusa para que algunos Hartistas se inventen lo que sea para atraer la atención del espectador. Como por ejemplo exponer vísceras, u otras cosas similares.
    Desde luego transgresores son, pero creo que el arte debería llevar además otros calificativos.

    ResponderEliminar
  6. Estimada Rosa. Ahora las vísceras nos parecen escandalosas, pero en su momento las pinturas de Miguel Ángel también lo fueron.

    Si hablamos de vísceras no me negarás que hay cuadros, a cientos, por no decir a miles, repartidos en iglesias por todo el mundo, que consideramos indiscutiblemente arte, de martirios con santos degollados, vírgenes con los pechos cortados y los ojos expuestos en una bandeja, santos llenos de flechas, cristos sangrantes... ¿no te parece que es lo mismo?

    ResponderEliminar
  7. Pues mira, tienes razón, no había yo pensado en esos cuadros, quizá porque no son los que llaman mi atención.
    Ahora me doy cuenta, que ni siquiera son transgresores, pues entoncés ¿Que les queda de Harte?

    ResponderEliminar
  8. Qué complicado lo de definir el arte. Aquello que nos emociona... es cierto, pero depende de qué emoción. Yo diría la que te eleva, te acerca a las nubes, pero muchas veces la emoción ante una obra es de vómito, te deja al nivel del suelo... Yo siento repulsa, rechazo y náusea ante gran parte del arte contemporáneo (a decir verdad, rechazo que sea arte). Y, desde luego siento lo mismo ante la mayor parte de los cuadros barrocos de las parroquias de segunda o tercera fila,o de la mayor parte de los figurativos del XIX ... El arte no creo que sea un oficio ...... es tan poco lo que me emociona .... a estas alturas de mi vida... Pero me siento engañado por haber perdido mi tiempo, ante la mayor parte de las exposiciones de "arte". Estoy mucho más seguro ante los maestros del pasado, depurados por el transcurrir del tiempo, que ante la inmensa cantidad de mamarrachadas que me toca ver como "arte contemporáneo" (sea figurativo o no) ... aunque es cierto que, en algunas ocasiones .... me creo en el cielo. En fin, espero tener ocasión de hablar largo y tendido sobre ello. Muy interesante tu blog de esta semana, como todos. Abrazos Mario

    ResponderEliminar
  9. Me adhiero a la mayoría de lo dicho, si bien yo añadiría algo más.

    Para mí Arte es aquello que incita a la reflexión, aquello que resulta transgresor, no por la forma en sí, sino por el contenido, por las ideas que transmite.

    Arte es en suma, aquello que ayuda a cambiar el mundo, que desde el placer de la contemplación despierta el pensamiento crítico.

    Muy interesante tu espacio; me lo apunto :)

    ResponderEliminar