sábado, 9 de enero de 2010

La Tercera Cultura

El quehacer científico forma parte de lo que entendemos por cultura. Sin embargo, todavía son muchos los que se preguntan sobre la relación que existe entre ambos conceptos. La respuesta puede ser muy sencilla o muy compleja, pero si algo está claro es que en nuestra sociedad del conocimiento no hay cultura sin ciencia.

No obstante, si suele considerarse como incultos a los que muestran carencias en conocimientos de corte humanístico, no se les otorga el mismo estatus a aquellos otros que muestran deficiencias en sus conocimientos sobre ciencia o tecnología, por muy básicos que éstos sean, lo cual reafirma una falsa dicotomía que pone por un lado a la Ciencia y por otro a lo que se ha venido considerando Cultura: Ciencia como actividad racional, objetiva, fría y aburrida, reservada a un pequeño grupo de especialistas, en tanto que lo que entendemos por Cultura sería subjetivo, irracional o emotivo.

Pero no es menos cierto que los que podríamos calificarnos analfabetos científicos hemos recibido una enseñanza de la ciencia oculta tras un gran aparato matemático, volcada en la utilización de fórmulas, con planteamientos casi exclusivamente cuantitativos y altamente tecnificada. Por ello, para que las ciencias formen parte integral de la cultura deben llegarnos, tanto por parte de los científicos, como de los agentes educativos y culturales, en un lenguaje que comunique el valor, la utilidad y la importancia de sus conocimientos y desarrollos.

El aumento de los conocimientos científicos en diversos campos está permitiendo a las ciencias dar respuestas a preguntas a las que tradicionalmente respondían literatos, teólogos y filósofos: quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos. Están también respondiendo a los clásicos temas románticos de los sentimientos y la razón, el cuerpo y el alma, la vida y la muerte. El éxito de obras de divulgación científica muestra que hay un público que demanda nuevas explicaciones de la naturaleza, del universo y de la especie humana que estén soportadas por avales científicos, que sean objetivas y estén probadas.

Así, el abismo o cisma entre las ciencias y las letras no se ha salvado mediante una síntesis entre ambas. Más bien, algunos científicos están empezando a trasladar sus conocimientos a los temas tradicionales de las humanidades, como es el caso del movimiento conocido como la Tercera Cultura, fundado por John Brockman y compuesto por científicos y pensadores que a través de sus escritos están reemplazando a los intelectuales tradicionales en dar explicaciones para las grandes preguntas filosóficas sobre el origen del universo, sobre la naturaleza humana o sobre el origen de la vida.

Esta reflexión viene a colación de la charla “Las grandes plagas modernas (La gripe, el sida y otros enemigos invisibles)”, programada por la Fundación Caja Castellón para el próximo miércoles, 13 de enero, a las 19.30 horas, en el Salón de Actos del Edificio Hucha a cargo del Dr. Salvador Macip.

Salvador Macip, que nació en Blanes el año 1970, estudió medicina en la Universidad de Barcelona, donde también se doctoró en genética molecular. Desde finales del 1998 hasta principios del 2008 trabajó en el hospital Mount Sinai de Nueva York, estudiando las bases moleculares del cáncer y el envejecimiento. Desde el 2008 continúa investigando sobre los mismos temas en el laboratorio que dirige en la Universidad de Leicester (Reino Unido).

En esta charla, programada con motivo de la reciente publicación del libro del mismo título, Salvador Macip ofrecerá respuestas precisas a la inquietud provocada por la pandemia de la gripe A, el sida, la malaria y otras epidemias de nuestro tiempo, con lenguaje claro, sin tecnicismos, accesible a todos y con el rigor que caracteriza al autor, médico e investigador, como ya hiciera anteriormente en su otro libro de divulgación científica “Inmortales y perfectos”.

2 comentarios:

  1. LÁSTIMA QUE TODAVÍA NO SE HAN ENTERADO LOS PREBOSTES DEL GOBIERNO DE LA EXISTENCIA DE ESTA 3ª CULTURA. HABRÁ QUE INSISTIR EN DENUNCIAR SU DESPRECIO POR ELLA. FELIZ FIN DE SEMANA, UN SALUDO.

    ResponderEliminar
  2. Aunque estoy de acuerdo contigo, sobre la concepción de "cutura" restringida al área humanística; soy optimista en tanto en cuanto, constato que poco a poco esta visión va cambiando. Y el cambio no puede llegarnos si no es de sus orígines: de los hombres cuyo quehacer es la ciencia. Quiero decir que son ellos quienes tienen que hacernos llegar esa tercera cultura, como tu la llamas, a través de un lenguaje intelegible. Y en este momento podemos citar dos grandes científifos españoles que están en ese camino: el doctor Valentín Fuster, director del Instituto de Cardiologia del Hospital Monte Sinaí de Nueva York, y el doctor Salvador Macip a quien tendremos el gusto de escuchar el próximi miércoles.
    Rosaerio Benavent

    ResponderEliminar