martes, 1 de diciembre de 2009

¿Qué mala suerte?


Andamos todos preocupados ante la incertidumbre laboral que parece depararnos el futuro. Un futuro cargado de incertidumbre que nos atemoriza, obsesionados ante la posibilidad de perder el trabajo. Pero como comenta Rosetta Forner en el suplemento “Dinero y Empleo” del periódico Las Provincias del pasado domingo: “no existe más limitación que la que queramos imponernos a nosotros mismos”, y viene a decirnos que desde una perspectiva negativa siempre encontraremos excusas con las que justificar nuestras desdichas. Sin embargo, como afirma en su artículo, si tenemos mentalidad ganadora, siempre tendremos un plan.

Comparto su idea de que de nada sirve culpabilizar a otros de nuestros males si no hacemos nada para variar la situación. Y, “dado que nadie regala nada, mucho más productivo sería si analizásemos qué y cómo hay que hacer para lograr el objetivo en vez de malgastar energías en lamentarnos de esto o aquello. La lamentación no debe durar más de cinco minutos pues es más productivo analizar cómo podemos hacer para lograr la meta anhelada, es decir, ver cómo contribuimos por acción u omisión a los resultados no deseados en nuestras vidas”.

Si aprovechamos las palabras de Forner de que para salir de (esta) crisis la solución está en el genio… Entonces, a ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario